jueves, 5 de julio de 2012

Cospedal visita Villar de Cañas para apoyar la construcción del cementerio nuclear

La Presidenta Regional recorta servicios sociales y a cambio defiende el único proyecto importante para la provincia de Cuenca: el cementerio nuclear, en el que se prevé un gasto de 900 millones de Euros. Conocido como también como ATC, traerá los residuos nucleares de toda España que superarían las 7.000 toneladas. Cospedal ha acudido acompañada de José Manuel Soria (Ministro de energía) y Francisco Gil-Ortega (presidente de ENRESA) .

María Dolores de Cospedal, visitó, el miércoles, Villar de Cañas, para formalizar la compra de la parcela privada donde se pretende construir el ATC. Dicha parcela se encuentra en el paraje conocido como Las Campanas.

Este paraje está a poco más de 2 km de la urbanización de Casalonga, y algo más alejada del núcleo urbano de Villar de Cañas, y no corresponde con ninguna de las que figuraban en su momento en la documentación presentada por el Ayuntamiento de Villar de Cañas.

Más de seis meses se ha tardado en elegir la parcela donde se pretende ubicar el ATC. Este retraso está motivado, por una parte, por la pugna entre el Gobierno Central y Cospedal por el nombramiento del presidente de ENRESA, y, por tanto, por el control de la construcción del ATC. Por otro, también han habido numerosos problemas técnicos, dado que en buena parte del municipio de Villar de Cañas (sitúado en la Vega del río Záncara), el nivel freático se encuentra muy cerca de la superficie. La Plataforma estudiará las condiciones de la ubicación y, en su caso, la recurrirá en caso de que exista riesgo de contaminación del acuífero. Ahora se debe elaborar el proyecto constructivo y presentar la documentación ante el Ministerio de Industria, pues hay que recordar que todavía no se ha solicitado.

Desde la Plataforma se vincula directamente esta visita con la publicación, en el BOE, de una orden ministerial que permite la prolongación de la vida útil de la central nuclear de Garoña. En dicha orden, se menciona como una de las razones para evitar su cierre en 2013, la no existencia del ATC.
 
Para María Andrés (portavoz de la Plataforma) "La realidad es que el ATC supone un regalo a las empresas nucleares, que serán las grandes beneficiadas, permiténdoles eludir una responsabilidad y un importante gasto como es la gestión de los residuos nucleares, las sustancias más peligrosas que existen en el Planeta. Además, la construcción del ATC abre la puerta a prolongar la vida útil de las centrales nucleares y, por consiguiente, aumentar los residuos nucleares que (si no se remedia) acabarán en Villar de Cañas."

"Es lamentable que la Presidenta solo se acuerde de esta provincia para hacer brutales recortes a servicios y derechos sociales, llevarse el agua del Tajo o para traernos la basura nuclear de toda España. Desde la Plataforma hemos demostrado que el ATC no va a crear apenas puestos de trabajo en su funcionamiento (puesto que está altamente automatizado), y que casi la totalidad de trabajadores vendrán de fuera. A cambio, destruirá muchos más empleos en las energías renovables, la agricultura, las empresas agroalimentarias y el turismo rural", ha finalizado Andrés.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada