lunes, 30 de julio de 2018

El TSJ de CLM tumba la ampliación de la ZEPA de El Hito pero sin efectos en el cementerio nuclear

Descontento de las personas de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca que estaban personadas a través de Ecologistas en Acción-Cuenca. Si bien están convencidas de que no tendrá ningún efecto en la tramitación del ATC
Se da la paradoja de que el TSJ suspende la ampliación de una ZEPA, motivado por la construcción de un almacén para los residuos nucleares, que está ahora paralizado
Si el gobierno de Sánchez hubiera retirado el recurso, tal y como lo solictó la Plataforma, la sentencia podría haber sido muy diferente 
La Plataforma, solicitó la ampliación de la ZEPA de El Hito en junio de 2015. Desde 2010, los movimientos sociales que se oponen al ATC, habían puesto de manifiesto, los valores naturales de la zona, merecedoras de protección, tanto por la fauna esteparia, como por la presencia de hábitats catalogados en la Directiva Hábitats. De hecho, la delimitación de la ampliación de la ZEPA, ahora suspendida, coincidía exactamente con la IBA (áreas importantes para las aves) nº 192 propuesta por SEO-Birdlife en 1998. 
A falta de un estudio más a fondo de la sentencia, la Sala Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, ha entendido que primaba la gestión de los residuos nucleares sobre la protección de la zona. Pero este argumento pierde fuerza ante un ATC a punto de ser historia.
Ahora la Plataforma estudiará si se une al recurso que ha anunciado la Junta ante el Tribunal Supremo, puesto que tiene claro que la ZEPA es buena para la comarca de Villar de Cañas, aunque no tenga efecto alguno sobre el proyecto del ATC.
Independientemente de la repercusión sobre el futuro del cementerio nuclear, la ampliación de la ZEPA de El Hito habría sido una buena noticia para la población de la zona afectada, que podrían beneficiarse de programas europeos y de un modelo de desarrollo sostenible, justo lo contrario de lo que representaba el cementerio nuclear.
Para María Andrés, portavoz de la Plataforma y ganadera de Villares del Saz “La ZEPA de El Hito, suponía una enorme tranquilad para toda la comarca y especialmente para los agricultores y ganadero que podíamos ver un futuro viable a nuestra forma de vida. Si ganamos el recurso, nos podremos beneficiar de ayudas europeas y nuestros productos se verán amparados por el prestigioso marchamo de la Red Natura 2000. Tenemos la voluntad de recurrir esta sentencia, pero dependerá de lo que nos diga nuestro abogado, que ha hecho un gran trabajo totalmente voluntario

lunes, 23 de julio de 2018

El pueblo paró el cementerio nuclear

Una vez que el gobierno ha suspendido la tramitación del cementerio nuclear en Villar de Cañas, es imprescindible poner en valor que han sido los ciudadanos movilizados y activos durante más de 8 años los que han logrado, una vez más, este triunfo. El primer intento de instalar un cementerio nuclear en el Reino, lo paró la ciudadanía en 1987.
Si el cierre del ATC fuera definitivo, supondría el ahorro de las arcas públicas de, al menos, 2.900 millones de Euros.

El pasado miércoles, se dio a conocer que el Gobierno, envío el 2 de julio una carta al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) indicándole que suspendiera la emisión de su informe en relación con la autorización de construcción del ATC. Las celebraciones y el intercambio de parabienes entre los activistas de la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear, se han sucedido estos días. El movimiento antinuclear está de enhorabuena y aunque no es el cierre definitivo, se ha dado un paso de gigante para que el ATC de Villar de Cañas sea Historia.
Ahora el gobierno abre un proceso de planificación sobre el modelo energético, en el que definirá el encaje de la energía nuclear y el proceso de desmantelamiento de las centrales. Una vez definido este proceso, será el momento de discutir el modelo de gestión de los residuos nucleares que (en todo caso) deberá ser participado y democrático, pero se abren numerosas incertidumbres sobre cuándo de iniciará de este debate.
Hay que recordar que las movilizaciones constantes de muchos ciudadanos anónimos de localidades cercanas a Villar de Cañas, la beligerancia de las 49 organizaciones de la Plataforma y la constancia de un grupo de activistas, son el origen de esta decisión. Impulsados por estas movilizaciones, las diferentes candidaturas al gobierno de CLM, firman en marzo de 2015 un acuerdo por el que se comprometían a parar el ATC en caso de llegar al gobierno tras las elecciones de mayo de ese año.
La Plataforma ha tenido que enfrentarse a un potente lobby que ha difundido de forma exitosa, en medios de comunicación generalistas, mentiras, medias verdades e informaciones engañosas, alarmando a los ciudadanos con la urgencia de construir el ATC. La más recurrente, es que se está llevando el combustible gastado (CG) a Francia y pagando desde hace muchos años, cantidades enormes al país vecino, por hacerse cargo de estos residuos. En otro artículo de este blog, se explica con datos esta operación planificada de difusión de información falsa pretendiendo reducir el conflicto a un problema de la provincia de Cuenca y de CLM cuando tiene un calado mucho más profundo.
También se ha extendido la falsedad de que un ATC no solo es imprescindible, sino también más barato. Analicemos estas mentiras:
Que el ATC sea imprescindible, no resiste el más mínimo análisis: la experiencia internacional es prolija en el campo de los almacenes de contenedores en seco (pp. 8 - 15), también llamados almacenes temporales individualizados (ATI), el principal sistema de almacenamiento en numerosos países. EE.UU., Canadá y otros nunca han contemplado un ATC como una infraestructura necesaria para almacenar temporalmente su CG.
En cuanto a que el ATC es más barato que los ATI, tampoco se puede sostener. En el proyecto del ATC que dio a conocer Enresa en 2014, figura su coste: 2.816,41 millones de Euros. El desglose es el siguiente (en millones de Euros de 2014):
- Proyecto:                                 857,03          
- Explotación:                         1.136,71
- Clausura:                                 142,68
- Impuesto ecológico:                404,59
- Asignaciones ayuntamientos: 275,40
A esto habría que añadir el coste del transporte de los residuos desde las CC.NN. hasta  el ATC, que Carlos Bravo (consultor medioambiental y experto en energía nuclear) valora en 100 millones de Euros. En total serían 2.916,41 millones de Euros.
Los datos de los ATI, son los siguientes:
Los contenedores necesarios (según el 6ºPGRR) son 546. Cada contenedor de doble uso, tiene un coste aproximado de 2 millones de Euros, es decir 1.092 millones de Euros. El coste de explotación es similar al de fabricación (Según las estimaciones de Enresa). Los impuestos y las asignaciones, como se realizan por peso de Uranio, tendrían un importe similar para el caso del ATC y por tanto los ATI tendrían un coste total de 2.863 Euros.
Pero los ATI son ya un hecho, ya hay tres construidos y en breve se construirán el resto. Es decir, buena parte de estas inversiones están realizadas o se van a realizar en breve. Ya hay ATI en Trillo, Zorita y Ascó con 57 contenedores ya fabricados, en concreto 32, 12 y 13 respectivamente (a 31 de diciembre de 2017 según el CSN). Y en todo caso los ATI hay que construirlos sí o sí, para proceder al desmantelamiento de las centrales.
Es incontestable que el modelo de los ATI sin ATC es más barato que lo que pretendía el gobierno anterior, es decir, ATI + ATC. Por eso es absurdo que se defienda que el ATC es menos costoso. Pero es complicado establecer la diferencia entre ambos modelos al aplicarlos a nuestro estado, pues dependerá de varios factores, principalmente la fecha de cierre de las nucleares y el momento del comienzo de los transportes (en el caso de que se optara por el ATC) que definiría la necesidad de construir más o menos contenedores de doble uso. 
Si finalmente se construyera el ATC con suficiente retraso, para que todas las centrales estuvieran en desmantelamiento y con todo el CG en contenedores, se daría una situación absurda: existiría una capacidad de almacenamiento que duplicaría el volumen de residuos y la factura total de almacenamiento temporal, sería de 5.779 millones de Euros. Con el problema añadido de tener que buscar la solución definitiva que podría costar más del doble de esta cifra.
Por tanto, prescindir del ATC, ahorraría al fondo para la gestión del 6ºPGRR (fondos públicos) más de 2.900 millones de Euros. De esta manera, se podría solucionar el déficit de este fondo, que el Tribunal de Cuentas cifró en febrero de 2015 en 1.800 millones de Euros, si bien se debería actualizar la fiscalización de las cuentas puesto que las situación ha cambiado desde 2015.
El movimiento antinuclear se opone a los ATI de Almaraz, Cofrentes u otra ubicación si su único objetivo es prolongar la vida útil de las centrales nucleares, pero es consciente de que serán necesarios para el desmantelamiento.
En todo caso los opositores a la energía nuclear no nos pronunciamos sobre el modelo tanto temporal como definitivo de gestión de los residuos nucleares. Solo se podrá discutir estos extremos, cuando tengamos un calendario de cierre de las centrales nucleares. En ese momento se deberá establecer un debate público informado y democrático.

miércoles, 18 de julio de 2018

Ribera aplaza la decisión sobre el ATC

Aunque es una buena noticia, la acción de la ministra para la transición ecológica de suspender la tramitación del ATC, es insuficiente para acabar definitivamente con el proyecto.

Los terrenos no son los adecuados, como atestiguan los informes técnicos del CSN y del Colegio de Geólogos. Estos son argumentos suficientes para dar el carpetazo definitivo al proyecto de forma inmediata.

La ministra debería denegar la "autorización previa o de ubicación", para impedir que un nuevo gobierno salido de las urnas pueda reactiva el almacén nuclear en el pequeño pueblo conquense. 

Los miembros de la Plataforma ha pasado de la euforia, a primeras horas de la mañana, a la prudencia, al constatar que nada se ha decidido sobre las tres autorizaciones que precisa el ATC y que son competencia de Ribera.

El Ministerio para la Transición Ecológica, ha ordenado al CSN suspender temporalmente la tramitación de la "autorización de construcción" del ATC. Pero nada ha decidido, sobre la "autorización previa o de emplazamiento", cuyo expediente completo tiene la ministra encima de su mesa y que solo precisa de su firma (de denegación) para acabar definitivamente con el cementerio nuclear de Villar de Cañas.

La ministra vincula el ATC de Villar de Cañas con los planes energéticos del gobierno de Sánchez y así prever el volumen y características de los residuos nucleares en los diversos escenarios del cierre escalonado de las centrales. Pero muchos países (como EE.UU.) no disponen de ATC ni plantean tenerlo, por lo que la paralización definitiva del basurero radiactivo, no precisa vincularse al calendario de cierre de las nucleares.

Ribera tiene un argumento de peso para cerrar el proyecto: el voto particular de Cristina Narbona contra el informe favorable al ATC, cuando era consejera del CSN. Este texto, se podría utilizar para una orden ministerial que diera el carpetazo definitivo al almacén radiactivo. 

Para María Andrés, portavoz de la Plataforma. "La ciudadanía movilizada ha dado un paso más hacia la paralización definitiva del cementerio nuclear de Villar de Cañas, demostrando que se pueden cambiar las cosas cuando la población lucha de forma unida. Por ello estamos satisfechos, pero este anuncio no es suficiente, nos toca seguir peleando y exigiendo a la ministra que, después de más de 6 años y medio, acabe definitivamente con este proyecto que no queremos y que no va a ningún lado".

Por otro lado, el 26 de julio se votará el el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. En este procedimiento está personada la Plataforma a través del abogado de Ecologistas en Acción-Cuenca. La Plataforma defiende la ampliación de la ZEPA, pues supones una alternativa sostenible al cementerio nuclear para los vecinos de la zona. En todo caso, el signo de la sentencia (que es recurrible) tendrá poca influencia sobre el devenir del cementerio nuclear en Villar de Cañas.

viernes, 6 de julio de 2018

Lo más sensato es parar ya el ATC

La Ministra Ribera vincula la continuidad del  ATC de Villar de Cañas al cierre de las centrales nucleares. Pero las graves deficiencia de los terrenos justifican el cierre del ATC, independientemente del futuro de la energía nuclear

Un aplazamiento en la decisión sobre el ATC, abriría la puerta a que un gobierno salido de las próximas elecciones, relanzara el proyecto

En declaraciones públicas, la Ministra para la Transición Ecológica, ha expresado la necesidad de conocer a fondo los número de la energía nuclear (los costes del cierre de las centrales y de la gestión de sus residuos en diferentes escenarios) antes de tomar una decisión sobre el momento del desmantelamiento. Así mismo, vincula este calendario de cierre a la decisión sobre el ATC de Villar de Cañas.

Pero tanto esta Plataforma, como numerosos colectivos ciudadanos, partidos políticos e incluso el Colegio de Geólogos, han alzado, en repetidas ocasiones, la voz de alarma sobre riesgo que supondría la construcción del ATC en los terrenos elegidos junto a la población de Villar de Cañas (Cuenca). Además, esta ineptitud geológica la conoce de primera mano Cristina Narbona, actual presidenta del PSOE, cuando fue consejera del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). En esa ocasión (julio de 2015) se opuso al informe que daba el visto bueno a la autorización previa o de emplazamiento del ATC, precisamente por las deficiencias de los terrenos y emitió un voto particular

El Real Decreto 1836/1999 por el que se aprueba el Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas., da potestad al titular de energía del gobiernos central (en este caso la Ministra Ribera) a tomar la decisión sobre cada una de las 3 autorizaciones necesarias para poner en marcha el ATC. De esta manera, una siempre orden ministerial, daría al traste con el proyecto sin necesidad de pasar por el Consejo de Ministros.

Esta denegación de autorización debe estar motivada, pero nadie puede dudar que tomar una decisión sobre el ATC de Vilar de Cañas, es una prerrogativa del gobierno central. Así lo avala la sentencia de la audiencia nacional de 14 de julio de 2011 sobre el cierre de la CN de Garoña a pesar de contradecir (como en el caso del ATC) el informe del CSN que permitía prolongar su funcionamiento.  

En caso de que Ribera denegara la autorización al ATC, en nada prejuzgaría sobre si, en un futuro, se optara por otra ubicación para el ATC o bien renunciar definitivamente a él y dejar los residuos temporalmente en almacenes individuales junto a las centrales nucleares, tal y como se está haciendo, poco a poco en España. Esta última opción, es la elegida en países como EE.UU. (que no tiene ATC) y además ahorraría al "Fondo para la financiación de las actividades del Plan General de Residuos Radiactivos" 2.800 millones que cuesta (según Enresa) el ATC, así como unos 100 millones más (según Carlos Bravo de Greenpeace) que costaría el transporte de los residuos desde las CC.NN. hasta el ATC.

Para María Andrés (portavoz de la Plataforma) "Nos preguntamos la razón de no tomar ya una decisión. Se ha abierto una ventana de oportunidad que no sabemos el tiempo que durará, por eso, pedimos a la Ministra sensatez y que cierre ya el proyecto del ATC en Villar de Cañas, nada se lo impide. Demorar la decisión, supondría que un nuevo gobierno, tras las alecciones de 2020, podría retomar un proyecto como el ATC, poniendo a la población de la comarca de Villar de Cañas en un riesgo intolerable".

La Plataforma está realizando gestiones para conseguir una reunión con el Secretario de Estado de Energía (José Domínguez Abascal), persona elegida por la Ministra como interlocutor para la política sobre energía nuclear.

viernes, 15 de junio de 2018

Todo listo para que hoy se pare el ATC

 La Plataforma contra el cementerio nuclear está expectante con las decisiones del segundo Consejo de Ministras y Ministros del gobierno de Sánchez
Al igual que en el segundo Consejo de Ministros de Rajoy, hoy se podría tomar una decisión en relación con el cementerio nuclear de Villar de Cañas
Las circunstancias y diversas instituciones y organizaciones sociales, confluyen en dejar el camino abierto a que hoy se cierre el proyecto del ATC 
El 30 de diciembre de 2011, el segundo Consejo de Ministros del gobierno de Mariano Rajoy (el primero fue el 23 de diciembre) tomó la decisión de ubicar el cementerio nuclear en Villar de Cañas. Seis años y medio después, el paralelismo es evidente. 
En ese momento Soria (ministro responsable de energía en 2011) afirmó que tomó la decisión puesto que todo el expediente estaba completo. Ahora, también está todo el procedimiento terminado en relación con la "autorización previa o de emplazamiento" y la decisión (según el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas) es competencia del ministro o ministra de la cartera de energía. Es decir, la ministra Ribera podría llevar al Consejo de Ministras y Ministros de hoy (simplemente para informar pues la decisión estaría ya tomada) una Orden Ministerial en la que se deniegue la autorización previa o de emplazamiento al ATC. 
Además, esta decisión cuenta con el apoyo de las 5 principales organizaciones ecologistas que presentaron ayer las "Propuestas para los primeros 100 días del Gobierno de Pedro Sánchez". En el punto 8c se propone "Retirar la demanda de la Abogacía General del Estado a la ampliación de la ZEPA de El Hito y denegar la autorización previa al ATC". 
Por su parte, la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso de los Diputados, aprobó este pasado miércoles por unanimidad, el informe que ha elaborado la ponencia que se constituyó para analizar las actividades realizadas por el Consejo de Seguridad Nuclear durante 2016. En ella, ha pedido al Gobierno que clarifique, en un periodo máximo de tres meses, cuál será el futuro del proyecto de construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos previsto en la localidad de Villar de Cañas. 
También el CSN hizo público en la reunión del Comite Asesor del pasado 7 de junio que no presentará informe sobre la "autorización de construcción" del ATC hasta, por lo menos, el otoño, a pesar de haber anunciado previamente, que dicho informe era inminente. Esto se produce ante las evidentes dificultades técnicas de los terrenos y el giro en la toma de postura del ejecutivo en relación con la energía nuclear.
María Andrés (portavoz de la Plataforma y vecina de Villares del Saz) ha declarado: "Tenemos los dedos cruzados esperando la buena noticia. No vemos ninguna razón para que hoy mismo no podamos dejar atrás esta pesadilla que dura ya demasiado, puesto que los terrenos no valen y el ATC no es necesario. Pero si se retrasa, confiamos en que no sea por mucho tiempo."

jueves, 7 de junio de 2018

La Ministra Ribera puede parar el ATC

La Plataforma saluda a la nueva ministra de Transición Energética y Medio Ambiente y al resto del nuevo ejecutivo y  plantea los posibles pasos para parar el cementerio nuclear en Villar de Cañas
Mañana mismo podría firmar la denegación de autorización previa y cerrar definitivamante el proyecto.
Los colectivos que se oponen al cementerio nuclear en Villar de Cañas, valora positivamente que el gobierno de Sánchez integre en un ministerio los aspectos ambientales y de energía y desea a su titular (Teresa Ribera) que acierte en su gestión.
El Real Decreto 1836/1999 por el que se aprueba el Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas (actualizado en marzo de 2015), marca la necesidad de 3 autorizaciones para instalaciones como el ATC: "autorización previa o de emplazamiento", "autorización de construcción" y "autorización de explotación". En todas ellas es preceptivo el informe de Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que es vinculante en caso de ser negativo. Según el abogado que asesora a esta Plataforma, la declaración de impacto ambiental (DIA) solo sería preceptiva para la segunda de las autorizaciones (autorización de construcción), pero no para la "autorización previa o de emplazamiento".
Enresa, como promotora del proyecto, presentó en enero de 2014, las 2 primeras solicitudes simultáneamente al ministerio competente (en ese momento el Ministerio de Industria Energía y Turismo cuyo titular era J. M. Soria), que a su vez lo remitió al CSN para informar. El 27 de julio de 2015 El CSN, aprobó por mayoría el informe a la "autorización previa o de emplazamiento"  (con una fuerte respuesta social y el voto particular en contra de la entonces Consejera Cristina Narbona por los riesgos geológicos de los terrenos).
En definitiva, como ya se dispone del informe preceptivo, se ha sometido a información pública y se han recibido los informes de otras administraciones afectadas, Ribera podría firmar sin más trámites, la denegación de la autorización y de esa manera el proyecto del ATC en Villar de Cañas sería historia.
Otra opción que tiene Ribera, como titular de medio ambiente es dejar que los técnicos responsables de la evaluación de impacto ambiental, hagan su trabajo y emitan  una DIA negativa. Puesto que la Plataforma, no concibe que se pueda calificar este proyecto como compatible con la preservación de los enormes valores ambientales de la zona, siempre y cuando los técnicos no sufran presiones. Una vez emitida la DIA negativa, la autorización de construcción no podría ser positiva.
La nueva ministra de justicia (Dolores Delgado) también podría actuar, retirando la demanda de la Abogacía General del Estado contra la ampliación de la ZEPA de El Hito. Aunque no paralizaría el procedimiento (también está personado el ayuntamiento de Villar de Cañas) la demanda tendría menos opciones de prosperar, cuando el procedimiento (en la Sala Contencioso-administrativo del TSJ de CLM) está en su fase final.
En todo caso, estas acciones que se podrían sustanciar en pocos días o unos meses, no solucionan la gestión de los residuos nucleares. Para ello, habrá que esperar a tener un calendario de cierre de las centrales nucleares, asunto este que cada vez se ve más cercano.
La plataforma defiende una gestión responsable de los residuos nucleares y no solo cerrar el ATC de Villar de Cañas. Por ello, una vez concretado el calendario de cierre, hay que elaborar un nuevo plan de gestión de residuos radiactivos (el vigente es de 2006 y está obsoleto) en donde se defina democráticamente, la forma menos mala de confinar los residuos nucleares. Pero a estas alturas, no parece muy lógico construir un almacenamiento temporal, dado que ya existen o están en construcción en las centrales nucleares.

domingo, 3 de junio de 2018

Nuevas esperanzas de parar el cementerio nuclear

La Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca no oculta su satisfacción ante el cambio de Gobierno
Los primeros pasos del nuevo gobierno de Sánchez pueden ser definitivos para el futuro del proyecto del ATC
La Plataforma defiende poner en marcha inmediatamente las propuestas del Congreso y elaborar de forma participada el 7º PGRR
Cuando la situación del proyecto del ATC estaba más complicada que nunca para los intereses de la Plataforma, el cambio en la Moncloa, ha supuesto un gran alivio para los miembros de la Plataforma: Pedro Sánchez se ha manifestado públicamente en varias ocasiones en contra de ubicar el ATC en Villar de Cañas.
Desde el colectivo anti ATC, se ha puesto sobre la mesa en numerosas ocasiones, que la conveniencia partidista fue la principal razón para designar a Villar de Cañas para implantar el ATC, que fue 4º en las puntuaciones técnicas. Así se puso de manifiesto cuando se demostró, por numerosos informes oficiales, que los terrenos no eran adecuados para albergar una instalación tan peligrosa como un almacén nuclear. Por ello, los próximos movimientos del Gobierno entrante, el grupo parlamentario que lo sustenta y sus aliados, podrían paralizar definitivamente el proyecto.
Pero más allá de si se construye el ATC en Villar de Cañas, asunto que se aleja con este cambio político, la Plataforma defiende que la construcción de un ATC se debería reconsiderar dentro de la planificación en la gestión de los residuos nucleares.
Dado que la Plataforma está integrada en el Movimiento Ibérico Nuclear (MIA), participa de la posición expuesta en su nota de prensa del 1 de enero "Ante la elección de Pedro Sánchez"[1]. Así, la Plataforma vincula el destino futuro de los residuos nucleares al periodo de funcionamiento de las centrales que los generan. 
Por ello, el escenario más favorable para la Plataforma, sería contar en breve con un calendario de cierre de las centrales nucleares. Esto podría ocurrir en muy poco tiempo si se vuelve a tramitar y se aprueba la “Proposición de Ley para el cierre de las centrales nucleares” que se presentó en febrero de 2017 por el  Grupo Parlamentario de Unidos Podemos y sus confluencias[2] (y admitido de nuevo por la mesa del congreso el pasado 3 de mayo[3]). Que plantea el cierre escalonado de las nucleares, empezando en 2020 (Almaraz) y terminando en 2024 (Trillo). O bien una proposición de ley del nuevo gobierno, en cumplimiento del programa electoral del PSOE, que plantea el cierre de las nucleares al cumplirse los 40 años de funcionamiento, lo que supondría cerrar Almaraz en 2021 y Trillo en 2028.
En cualquiera de estos dos escenarios, la administración del estado, escuchando la voz de los ciudadanos, deberá decidir de forma responsable, democrática y transparente, el destino de los residuos de las centrales nucleares.
En definitiva, se hace necesario elaborar de forma participada el 7º Plan General de Residuos Radiactivos (7º PGRR), en aplicación de las propuestas de resolución que ha elaborado la Ponencia del Congreso que fiscaliza la actividad del Consejo de Seguridad Nuclear[4]. De las opciones planteadas en el nuevo plan, una de las posibles sería olvidarse del ATC y empezar a buscar ubicación para un almacén geológico profundo (AGP), en el que Enresa lleva trabajando desde 1987, de manera que se ahorrarían los 2.800 millones de Euros de las arcas públicas que costaría (según ENRESA) construir, operar y desmantelar el ATC. También haría innecesario el transporte del CG desde las nucleares al ATC, cuyo coste, no está cuantificado.
Según María Andrés, portavoz de la plataforma: “No es cierto lo que ha dicho el alcalde de Villar de Cañas el pasado viernes[5], afirmando que el silo nuclear es una necesidad de estado. En el nuevo Plan de gestión por elaborar, no tiene por qué estar presente un ATC en Villar de Cañas o en cualquier otro sitio, dado que la construcción de almacenes individuales en las centrales nucleares, lo ha hecho inútil. Los ciudadanos no se merecen un nuevo derroche de dinero público, para una infraestructura totalmente prescindible, ni poner en riesgo a cientos de miles de personas por unos peligrosos transportes que se pueden evitar.
Pero las movilizaciones siguen siendo necesarias, por eso invitamos a todas las personas y organizaciones a la manifestación antinuclear del 9 de junio en Salamanca y venir a Cuenca el 23 de junio en una "dramafestación" contra el cementerio nuclear"[6].