jueves, 11 de mayo de 2017

La alerta nuclear en EEUU pone de manifiesto los riesgos de los almacenes de residuos nucleares

La causa del incidente de Hanford Site de este martes, el colapso del terreno, coincide con uno de los riesgos más importantes del ATC de Villar de Cañas: el hundimiento por la presencia de oquedades vinculadas a procesos de karstificación

Aunque la instalación es diferente a la prevista en Villar de Cañas, el suceso del estado de Washington, saca a la luz la alta peligrosidad de los residuos nucleares de alta actividad, que ha obligado a evacuar a cientos de trabajadores del complejo nuclear.

El túnel colapsado, almacenaba temporalmente materiales provenientes de la planta "PUREX" (Plutonium and Uranium extraction plant), es decir, el mismo tipo de materiales que irían al ATC de Villar de Cañas.

Este grave suceso, ha ocurrido en el país con más centrales nucleares y el más avanzado del mundo en tecnología nuclear. Los estándares de seguridad que utiliza el CSN y el resto de reguladores mundiales, provienen de los aplicado en el país norteamericano.

En el lado positivo, cabe destacar, que el Departamento de Energía de EEUU, a través de la web de Hanford Site [1] y de la cuenta de Facebook [2] está informando profusamente de lo que está ocurriendo, con material gráfico mostrando el cráter y las labores de mitigación del accidente.

Para la Plataforma, este suceso proporciona dos enseñanzas de cara a la gestión de los residuos nucleares en nuestro país: la primera es que el riesgo cero no existe, puesto que el país que marca las pautas de seguridad no está exentos de accidentes. La segunda es que la transparencia es fundamental para mitigar el efecto de los accidentes nucleares

Para la Plataforma, la transparencia es muy deficiente en lo relativo a la gestión de los residuos nucleares en nuestro país. Es especialmente grave, que el CSN siga sin facilitar la información solicitada por la ciudadanía, a pesar del varapalo recibido hace algo más de un año por el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno [3].

La Plataforma está constituida por muchas personas a título individual y 49 organizaciones que son:
AcampadaCuenca, A.D.I. Záncara, A.VV. Casa Blanca, Asamblea de Jóvenes QNK, A.VV. Pozo de las Nieves (Cuenca), A.VV. San Antón, A.VV. San Fernando, A.VV. Tiradores Altos, Agrupación Naturalista Esparvel, ATTAC-CLM, Área de Juventud de IU, ARMH- Cuenca, ASAJA Cuenca, Asociación de Naturalistas Conquenses, ASTAREL, Ayuntamiento de Alconchel de la Estrella, Ayuntamiento de Belinchón, Ayuntamiento de Belmonte, Ayuntamiento de Cuenca, Ayuntamiento de El Hito, Ayuntamiento de Villar de la Encina, Baladre, Caldero Mágico, CC.OO. (U.P. Cuenca), CGT Cuenca, Ciudadanos por la República de Cuenca, Despensa Natura, Ecologistas en Acción - CLM, Ecologistas en Acción - Cuenca, EQUO, FAVECU, FCPN, La Gavilla Verde, Greenpeace, Grupo Ecologista Universales, IU (Agrupación local de Cuenca), Juventudes Socialistas de CLM, Partido Castellano, PCE de Cuenca, Asociación de consumidores ecológicos Pisto, Plataforma Ciudadana Ambiental de Tarancón, Podemos-CLM, PSOE - Cuenca, Salvemos las Tablas Ya, UGT - Cuenca, Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), UPA Cuenca, UPA-CLM, Yesca-Cuenca.

domingo, 7 de mayo de 2017

Cientos de ciudadanos marcharon por octava vez a Villar de Cañas

Con mucho sol, algo de calor y en ambiente festivo, Los vecinos de la comarca fueron los que, mayoritariamente acudieron en defensa de sus trabajos y su forma de vida, que se vería truncada si se construye el cementerio nuclear

El proyecto de cementerio nuclear de Villar de Cañas está parado, pero ahora se abre un periodo en el que los tribunales tendrán que pronunciarse
Mientras el gobierno del PP sigue acudiendo a los tribunales una y otra vez, los ciudadanos se movilizan por octava vez consecutiva para decir alto y claro que no quiere el cementerio nuclear ni en Villar de Cañas ni en ningún sitio.

Demostrando que es falso que exista consenso a favor del ATC, los asistentes mayoritariamente vecinos de la comarca a título individual, mostraron su oposición a un cementerio nuclear que supondría la pérdida de valor de los productos de su tierra y la ruina para sus pequeños negocios.

Unas de las asistentes y vecina de Villares del Saz es María Andrés, ganadera, quesera y portavoz de la Plataforma, que declaraba antes de la salida de la marcha: “No quiero ni pensar lo que sería de mi familia si ponen el cementerio nuclear. Lo más probable es que perdiera mi clientela que aprecia mis quesos por ser totalmente naturales y por la confianza que le trasmite mi compromiso con el medio ambiente y la limpieza de esta tierra. Aunque no existan accidentes, el perfil de mis clientes es muy exigente y no estarían dispuestos a pagar más por un producto bajo la sospecha de la contaminación por basura nuclear. Por tanto, no tendría más que dos opciones: cerrar e irme al paro o buscar otro territorio libre de la amenaza nuclear.”

Como en las 7 ocasiones anteriores, la marcha partió a las 11h junto a las oficinas de la urbanización Casalonga perteneciente al TM de Villar de Cañas, donde llegaron vehículos particulares y 6 autobuses venidos de: Cuenca capital (2 autobuses), Navalmoral de la Mata y Madrid, Tarancón, Villamalea y Motilla del Palancar y Toledo.

En un ambiente festivo, y acompañados de 20 componentes de una batucada, unas 350 personas, pudieron ver por sus ojos que, a pesar de la propaganda de los gobiernos del PP, no se ha iniciado ninguna obra en los terrenos designados para el ATC.

En la marcha ha habido una amplia representación social y política. Marcharon, entre otros, el Coordinador Regional de IU-CLM Juan Ramón Crespo, Pedro Manuel Soriano, Presidente Nacional del Partido Castellano, David Llorente diputado regional de Podemos, El Director provincial de la Consejería de Agricultura y varios alcaldes de la zona. También acudieron colectivos antinucleares de Madrid y Extremadura pertenecientes al Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA). Pero, sobre todo, hubo una gran presencia de personas anónimas, especialmente de la comarca de Villar de Cañas.

La marcha llegó a las 14:15 a la plaza de Villar de Cañas donde esperaban una veintena de vecinos del pueblo que se unieron a la protesta. Acto seguido, se leyó el siguiente manifiesto:

Compañeras y compañeros, bienvenidas un año más, y ya van 8… ¡¡Tras 7 años de lucha, el cementerio nuclear sigue parado!! 

Este año estamos de nuevo en esta plaza, este año nos toca ponernos serios, nos toca hacer una importante reivindicación, nos toca hacernos oir:

¿ASUMIMOS LOS RIESGOS DE LA ENERGÍA NUCLEAR? NO

No los asumimos, porque son excesivamente peligrosos para nosotros y para el futuro de la humanidad, no los asumimos porque solo aportan beneficio para unos pocos, no los asumimos porque nadie nos ha preguntado.

Sin las centrales nucleares no tendríamos que pensar qué hacemos con estos residuos que han de mantenerse a “buen recaudo” durante demasiados años. Demasiados años sí, tantos, que nosotros no veremos la biosfera libre de este riesgo, ni nuestros hijos, ni nuestros nietos…

Hace unos meses, nos dieron al traste, de forma cautelar, con la ampliación de la ZEPA de la laguna de El Hito, no ha sido una noticia agradable, pero seguimos dando la batalla en los tribunales, pues todavía no hay sentencia sobre el fondo del asunto. Además, estamos convencidos de que esta tierra tiene enormes valores ambientales que merecen la protección.

Seguiremos argumentado nuestro NO al cementerio nuclear, tenemos razones sobradas para ello:

1. Se designó a Villar de Cañas por motivos de conveniencia política, con oscurantismo y sin las debidas garantías democráticas, primero en un pleno a media noche y sin estar en el orden del día. Y luego en un Consejo de Ministros, aprobando la 4ª opción y cambiando la motivación, merced a un acuerdo entre el ministro Soria y Cospedal.

2. Los terrenos no son adecuados desde el punto de vista geológico y así lo han puesto de manifiesto numerosos informes, incluidos los elaborados y los encargados por el Consejo de Seguridad Nuclear.

3. La enorme peligrosidad del transporte de los residuos desde las centrales nucleares hasta aquí, pasando por nuestras carreteras y nuestros pueblos.

4. Se ha establecido una red clientelar para repartir contratos relacionados con el ATC. Los principales beneficiados han sido Cospedal y su marido, cuya empresa ha recibido 36 millones en contratos. Y lo que es más sangrante, Enresa ha seguido adjudicando contratos después de la paralización legal del proyecto. Imaginad lo que pretenden seguir haciendo ahora.

5. La actuación del pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sigue siendo escandalosa, hasta tal punto que para nosotros es delictiva. Hemos vuelto a denunciar frente al consejo de transparencia, hace unos días, la ocultación de la información necesaria, relacionada con el permiso de construcción.
6. Además, es falso que existan prisas, ni que sea necesario el almacén centralizado. Corremos el riesgo de tener un almacén centralizado de residuos, con un coste de 1.000 millones, sin residuos nucleares. La gestión del futuro nuclear de este país, vive uno de sus peores momentos, pues parece que en este sector todo cabe:
Ampliar el funcionamiento de las centrales nucleares a 60 ó más años, ATIs, ATC… 

¿Quién va mantener todo esto, quien va a soportar el coste económico, social y medio ambiental de un grupo de corruptos que sólo miran su bolsillo y su futuro en la empresa privada?

¿ASUMIMOS LOS RIESGOS DE LA ENERGÍA NUCLEAR? NO

La lucha sigue y éste año seguiremos atentas, pues se pretenden tomar decisiones que nos afectan a todas. Mientras tanto diremos alto y claro que aunque se empeñen, el cementerio nuclear sigue parado: NO tienen plan de ordenación urbanística, y difícil va a ser que solucionen ciertas irregularidades, NO tienen la DIA y además seguimos adelante con el recurso contra la paralización de la ZEPA.

También invitamos a todas a la próxima movilización. Será en Madrid el 10 de junio a las 18h desde Atocha con las compañeras del Movimiento Ibérico Antinuclear, en una estrategia global antinuclear junto con la ciudadanía portuguesa.

Como cada año, desde hace ya 3 marchas, nos gustaría terminar con las palabras de Ladis Martínez, además de su incansable lucha antinuclear, trabajó muy duro contra la privatización del Canal Isabel II y ya veis qué razón tenía. Gracias Ladis, celebraremos pronto el cierre definitivo de este absurdo proyecto, el cementerio nuclear.

No hay espacio para el desánimo, no hay espacio para la resignación. Solo perderemos si no luchamos. Solo perderemos si lo damos por perdido. Cuenca y su provincia está formada por personas dignas y libres. Y los pueblos libres escriben su futuro y no dejan que les impongan desde fuera un proyecto que no creará empleo una vez construido y que sólo traerá miseria, riesgo y abandono… y para siempre.

Estamos aquí y ahora, juntos y unidos en la defensa de lo que es nuestro. Ahora que tenemos claro que vamos a luchar por nuestro futuro, tenemos que darnos ánimos unos a otros, para que crezca la confianza en nuestros compañeros y compañeras de lucha y entrelazar nuestras manos y pelear hombro con hombro para no desfallecer y decir alto y claro, ahora y siempre:

¡EL CEMENTERIO NUCLEAR NO SE PONE!”

¿ASUMIMOS LOS RIESGOS DE LA ENERGÍA NUCLEAR? NO

Muchas gracias

jueves, 4 de mayo de 2017

En Villar de Cañas el 7 de mayo la ciudadanía mostrará la falta de consenso social para la construcción del cementerio nuclear

La Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca y el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA) convocan conjuntamente la 8ª Marcha a Villar de Cañas, el 7 de mayo a las 11:00 en la Urbanización Casalonga, contra la construcción del cementerio nuclear.

El proyecto de cementerio nuclear de Villar de Cañas es estratégico para la industria nuclear española, por lo que el Movimiento Ibérico Antinuclear apoya esta movilización. 
En la rueda de prensa celebrada esta mañana en Cuenca, por los representantes de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, y el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), se presentó la 8ª Marcha a Villar de Cañas que partirá (como las siete anteriores) desde la urbanización de Casalonga a las 11 de la mañana del domingo 7 de mayo. Tras pasar por los terrenos elegidos para albergar los el ATC, los marchadores entrarán en Villar de Cañas entre las 13:30 y las 14:00 donde se leerá un manifiesto.

Los convocantes, que integran a casi un centenar de organizaciones de toda la península, convocan la marcha bajo el lema “No al Cementerio Nuclear. Ni en tu pueblo ni en el mío”.

Este año se acorta el recorrido unos 500m y se mantiene el ambiente lúdico. Así, una veintena de miembros de una batucada acompañarán la marcha.

Tanto el MIA como la Plataforma rechazan la implantación del ATC. El primer paso para la gestión de los residuos nucleares debe ser no generarlos. Por ello tanto el MIA como la Plataforma, reclaman un calendario de cierre de las centrales nucleares, cuando cumplan los permiso en vigor, de forma que se reduzca lo más posible la generación de estos residuos. A partir de este momento, y una vez conocido el volumen de residuos, se debe abrir el debate sobre cuál es la mejor alternativa desde el punto de vista de la seguridad, pero también desde el punto de vista económico, social y ambiental. Este debate debe ser público, transparente, y mantenerse el tiempo necesario que requiere una decisión de tal calibre.

La 8ª marcha está enclavada en toda una serie de movilizaciones que culminarán en una gran manifestación en Madrid el 10 de junio, en un año clave para el futuro de la energía nuclear en la península. Por eso, las organizaciones del Reino de España y la República de Portugal  trabajan unidas para que se establezca un calendario de cierre de nucleares admisible. 

Se han fletado autobuses desde Cuenca (que saldrán a las 9:30h de la mañana desde la Estación de Autobuses, con regreso a Cuenca a las 15h) y desde Navalmoral de la Mata y Madrid (Navalmoral 7h y Plaza de España 8:30 h), así como desde Tarancón (estación de autobuses 10h)

viernes, 28 de abril de 2017

El Consejo de Seguridad Nuclear mantiene el hermetismo con el ATC

A pesar del varapalo del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), el CSN, sigue sin facilitar información sobre el licenciamiento del ATC. Po ello, la Plataforma ha presentado una nueva reclamación al CTBG)

Al menos 3 autobuses a la 8ª marcha a Villar de Cañas del 7 de mayo

En la tramitación de la "autorización de construcción" del ATC, la historia se repite con respecto a la "autorización previa o de ubicación": la dirección del CSN se opone a facilitar la información solicitada.

Ante esta negativa, la Plataforma (por vía de Ecologistas en Acción) ha presentado una queja ante el CTBG en la que, entre otros argumentos, se dice:

"El análisis de los errores humanos en el accidente nuclear de Fukushima, puso de manifiesto que la transparencia es un aspecto crítico en la seguridad nuclear." 

"La información solicitada se dará a conocer a la población en general y especialmente a la local que vive en las cercanías de los terrenos del proyecto de almacén nuclear (ATC)."

Cabe recordar que durante la tramitación de la "autorización de previa o de ubicación", el Consejo de Transparencia, obligó al CSN a publicar varios informes a instancia de "Transparencia Internacional" que habían sido denegados en un principio [1].

Por otro lado, la Plataforma sigue preparando los últimos detalles de la 8ª marcha a Villar de Cañas, convocada para el domingo 7 de mayo. En el momento de redactar esta nota, se han confirmado 3 autobuses que partirán desde: Madrid (8:30 plaza de España), Tarancón (10:00 Estación de Autobuses) y Cuenca capital (9:30 Estación de Autobuses). 

Como en años anteriores, los autobuses y otros vehículos confluirán en la urbanización Casalonga, para iniciar a las 11h una marcha a pié a Villar de Cañas. La llegada al pueblo sera en torno a las 14h para leer un manifiesto. Acompañarán a los marchadores dos docenas de componentes de la batucada Sambas Colgadas. El recorrido se ha acortado unos 500m con respecto a años anteriores.
La Plataforma está constituida por muchas personas a título individual y 49 organizaciones que son:
AcampadaCuenca, A.D.I. Záncara, A.VV. Casa Blanca, Asamblea de Jóvenes QNK, A.VV. Pozo de las Nieves (Cuenca), A.VV. San Antón, A.VV. San Fernando, A.VV. Tiradores Altos, Agrupación Naturalista Esparvel, ATTAC-CLM, Área de Juventud de IU, ARMH- Cuenca, ASAJA Cuenca, Asociación de Naturalistas Conquenses, ASTAREL, Ayuntamiento de Alconchel de la Estrella, Ayuntamiento de Belinchón, Ayuntamiento de Belmonte, Ayuntamiento de Cuenca, Ayuntamiento de El Hito, Ayuntamiento de Villar de la Encina, Baladre, Caldero Mágico, CC.OO. (U.P. Cuenca), CGT Cuenca, Ciudadanos por la República de Cuenca, Despensa Natura, Ecologistas en Acción - CLM, Ecologistas en Acción - Cuenca, EQUO, FAVECU, FCPN, La Gavilla Verde, Greenpeace, Grupo Ecologista Universales, IU (Agrupación local de Cuenca), Juventudes Socialistas de CLM, Partido Castellano, PCE de Cuenca, Asociación de consumidores ecológicos Pisto, Plataforma Ciudadana Ambiental de Tarancón, Podemos-CLM, PSOE - Cuenca, Salvemos las Tablas Ya, UGT - Cuenca, Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), UPA Cuenca, UPA-CLM, Yesca-Cuenca.

martes, 18 de abril de 2017

La SNE exige la custodia de los residuos nucleares por cuenta del sector público

A pesar de los enormes beneficios que les reportan a las eléctricas las centrales nucleares, la Sociedad Nuclear Española, (una de las asociaciones que representa al lobby nuclear) no se sonroja al solicitar que el sector público soluciones el problema que han creado sus centrales: el de la gestión de los residuos nucleares.

Las contradicciones del SNE son evidentes, al solicitar agilizar la construcción del ATC, reconociendo que se está implantando el modelo alternativo: los ATI.


En una entrevista [1] José Antonio Gago, presidente de la SNE, se ha centrado, sobre todo, en solicitar medidas que beneficien a las actividad de las centrales nucleares. Pero ni una autocrítica a "la opinión general de rechazo de este tipo de energía". Ni tampoco una mención a la necesidad de que la industria nuclear asuma las responsabilidades inherentes a una actividad de tan alto nivel de riesgo. 

Para la Plataforma, es escandaloso que las empresas que están ganado ingentes cantidades de dinero gracias a la energía nuclear (han llegado a cobrar el kwh hasta ocho veces más de lo que les cuesta producirlo) [2] presionen al gobierno para que agilice la construcción del ATC. No hay que olvidar que el almacén nuclear, en caso de que se llegue a construir, se pagaría con fondos públicos.

Lo paradójico es que el SNE, admite que ya se están construyendo almacenes temporales individuales (ATI) en las centrales nucleares (la alternativa al ATC) a la vez que reconoce, que construir los ATI más el ATC supone un importante "sobrecoste".

Efectívamente, duplicar la capacidad de almacenamiento de residuo nucleares, supone un incremento del gasto inasumible por Enresa (la empresa pública encargada de gestionar los residuos radiactivos) con el sistema actual de financiación. Antes incluso de plantearse la necesidad de construir los almacenes individuales para todas las centrales, el Tribunal de Cuentas estableció un déficit previsto para Enresa de más de 1.800 Millones de Euros [4].

Pero no se paran ahí las reivindicaciones del colectivo al que representa Gago. En la misma entrevista, solicita que se  abra el "melón" del almacén geológico profundo (AGP), para el almacenamiento a largo plazo de los residuos nucleares" y cuyo coste sería sufragado al 100% mediante impuestos. En definitiva, Gago, pide, cuanto antes, hasta 3 sistemas de almacenamiento de la basura nuclear, pero nada menciona de la responsabilidad del sector que la produce ni de su alta peligrosidad.

Muchas voces se suman a los que piden la renuncia definitiva al ATC. Una de las más significativas es la del consejero del Consejo de Seguridad Nuclear (desde el año 2000 al 2009), Juli Barceló, que en una entrevista realizada hace unos meses [3], ha declarado que no vale la pena seguir con el proyecto del ATC, puesto que la duración de los almacenes junto a  las centrales es el mismo que el de un almacén centralizado.

Para la Plataforma es también escandalosa la afirmación de Gago defendiendo que -España es una "importadora neta" de electricidad, de modo que en 2016, 7.500 gigawatios hora procedieron de Francia y estos fueran "probablemente" de centrales nucleares-. 

La realidad es justo la opuesta, el sistema eléctrico español es exportador de electricidad. Así lo dice el informe de Red Eléctrica [5] "El saldo de intercambios internacionales ha resultado importador por primera vez desde el año 2003". Para la Plataforma, la intención de confundir, ocultar y manipular la información, no es nueva en el sector nuclear.

Por su parte, la Plataforma se encuentra ultimando los preparativos para la 8ª marcha a Villar de Cañas que se celebrar el 7 de mayo, con similar recorrido al de las 7 ediciones anteriores.


La Plataforma está constituida por muchas personas a título individual y 49 organizaciones que son:
AcampadaCuenca, A.D.I. Záncara, A.VV. Casa Blanca, Asamblea de Jóvenes QNK, A.VV. Pozo de las Nieves (Cuenca), A.VV. San Antón, A.VV. San Fernando, A.VV. Tiradores Altos, Agrupación Naturalista Esparvel, ATTAC-CLM, Área de Juventud de IU, ARMH- Cuenca, ASAJA Cuenca, Asociación de Naturalistas Conquenses, ASTAREL, Ayuntamiento de Alconchel de la Estrella, Ayuntamiento de Belinchón, Ayuntamiento de Belmonte, Ayuntamiento de Cuenca, Ayuntamiento de El Hito, Ayuntamiento de Villar de la Encina, Baladre, Caldero Mágico, CC.OO. (U.P. Cuenca), CGT Cuenca, Ciudadanos por la República de Cuenca, Despensa Natura, Ecologistas en Acción - CLM, Ecologistas en Acción - Cuenca, EQUO, FAVECU, FCPN, La Gavilla Verde, Greenpeace, Grupo Ecologista Universales, IU (Agrupación local de Cuenca), Juventudes Socialistas de CLM, Partido Castellano, PCE de Cuenca, Asociación de consumidores ecológicos Pisto, Plataforma Ciudadana Ambiental de Tarancón, Podemos-CLM, PSOE - Cuenca, Salvemos las Tablas Ya, UGT - Cuenca, Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), UPA Cuenca, UPA-CLM, Yesca-Cuenca.

jueves, 13 de abril de 2017

Cuando el Uranio entra por la puerta la democracia sale por la ventana (IV): Los residuos nucleares no se están llevando a Francia

Artículo de opinión de Carlos Villeta López 

Ante las  mentiras y la ocultación intencionada de información en todo lo que rodea al basurero nuclear, el autor pretende, en una serie de cuatro artículos, desentrañar los engaños y demostrar con documentos la verdad del proyecto.

Mediante los cuatro artículos, el autor demostrará, que la única razón para la defensa enconada del alcalde de Villar de Cañas del proyecto del ATC son los 2,4 millones de Euros que recibiría anualmente el ayuntamiento que preside. 

En esta cuarta y última entrega se explica qué hay de verdad sobre el envío de los residuos nucleares a Francia, lo que se paga por ellos y el papel de la energía nuclear en el sistema eléctrico español.

Recientemente se ha acuñado un término que ha tenido mucho éxito, referido a la difusión intencionada de mentiras, con el fin de manipular a la opinión pública y conseguir ventajas para ciertos grupos de interés, me refiero a la “postverdad”. Si este neologismo es mas o menos acertado, no es el objetivo de este artículo. Pero un asunto que encaja a la perfección en este concepto es el de la gestión de los residuos nucleares y, por extensión, el de la energía nuclear. Veamos y analicemos una de estas “postverdades” que escuchamos un día sí y otro también: “Los residuos nucleares  de alta actividad (a partir de ahora RAA) y el combustible nuclear gastado (a partir de ahora CG) se están llevando a Francia puesto que aquí no tenemos donde almacenarlos y pagamos 60.000 Euros diarios”.

A pesar de ser rotundamente falsa, esta frase ha tenido un enorme éxito y ha calado irreversiblemente en la población. Nos atreveríamos a decir que la mayoría de los ciudadanos la asumen como cierta. Aunque es difícil saber quién fue el primero, el Ministro Soria difundió esta idea por tierra mar y aire en los medios de comunicación [1]. El alcalde de Villar de Cañas, aprovechó que la mentira había echado raíces, y que le venía bien para sus intereses, para repetirla una y otra vez [2].

Lo más curioso es que es fácil desmontar esta mentira. Simplemente acudiendo a las fuentes primarias (cosa que debería hacer cualquier periodista que se precie). Pero esta mentira que se suele soltar del tirón, está compuesta de 3 partes. Por tanto, mejor analizarlas, con datos y rigor, una por una, haciéndonos una serie de preguntas:

1. ¿Se están llevando RAA o CG fuera de nuestras fronteras?

Rotundamente no. Las fuentes oficiales en relación con la gestión de los residuos nucleares son (sobre todo)  Enresa, empresa pública encargada de la gestión de los residuos nucleares y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Así Enresa dice en su web: “Actualmente en España no se realizan transportes de residuos de alta actividad y combustible nuclear gastado, ya que permanecen en las piscinas o en los almacenes temporales individualizados en las propias centrales.“ [3] 

2. ¿Dónde están y cómo son los almacenes actuales de los RAA y el CG? ¿Están custodiados de forma segura? ¿En algún momento salió RAA o CG de nuestras fronteras?

La respuesta la da el CSN en su último informe anual [4]: “El combustible nuclear gastado generado en España (con la excepción del generado en la operación de la central nuclear Vandellós I y el generado en Santa María de Garoña hasta 1982), se encuentra actualmente almacenado en las piscinas de almacenamiento de combustible asociadas a los reactores nucleares y en los contenedores de almacenamiento en seco ubicados en los Almacenes Temporales Individualizados (ATI) existentes en los emplazamientos de las centrales nucleares de Trillo, José Cabrera y Ascó.[5]

En cuanto a los residuos en el extranjero, en el centro de reprocesamiento de Sellafield (Reino Unido), hay 500 barras de CG de la CN de Garoña, que supone unas 97 toneladas (menos de 1,5% del total de RAA [6]). Pero los últimos se enviaron en 1982. El ATI de Garoña se está construyendo desde agosto de 2016 y por tanto en breve podrá regresar el CG de Garoña.

Por otro lado, al centro de reprocesamiento de La Hague (Normandía, Francia), propiedad de  la empresa semipública Areva, se enviaron hasta 1989 los RAA y el CG de la CN de Vandellós I, tras un accidente que obligó a cerrar dicha central. Y el resto del CG, de las otras centrales nucleares, como dice el CSN, está almacenado en “piscinas de almacenamiento” y en “Almacenes Temporales Individualizados”.

3. ¿Es verdad que estamos pagando 60.000 Euros diarios a Francia?

Para respondes a esta pregunta es necesario conocer los avatares de los residuos de Vandellós I (únicos residuos nucleares en Francia). El CG de Vandellós I, se reprocesó en La Hague, para extraer Plutonio. Los acuerdos de la propietaria de Vandellós I (Hifersa) se subrogaron a Enresa en 2001. Desde entonces, se han realizado sucesivas rondas de conversación con Areva para regular la custodia y el regreso de esos residuos. Desde 2001, Enresa ha pagado en torno a 500 millones de Euros por los residuos de Vandellós I en concepto de: “reprocesamiento”, “tratamiento”, “acuerdo de densificación” y “fabricación de residuos”.

Pero solo consta en las memorias anuales de Enresa [7] [8] 23,7 millones de Euros bajo el concepto de “Compensación de costes derivados de no haberse hecho cargo de los residuos reprocesados” es decir, cerca, de 65.000 Euros diarios durante 2011. Dicho de otro modo, solo en 2011 se ha pagado penalización por no producirse el regreso de los residuos. Así, merced al acuerdo de octubre de 2012, “según el director técnico de Enresa, en estos momentos no se abona ninguna cantidad y continuará siendo así hasta junio de 2017, en virtud del acuerdo firmado con el gigante nuclear francés.” [9].

En el acuerdo de octubre de 2012, además de fijar la fecha de vuelta de los residuos, se aprobó una reducción en el volumen [10]. En 2013 un nuevo acuerdo permite una nueva reducción de cara a la vuelta de los residuos. Así, se ha pasado de 690 m3 de residuos antes del acuerdo de 2012 (tanto de alta como de media actividad) a los 41 m3 actuales. Cantidad ridícula si tenemos en cuenta que el total de residuos que albergaría el ATC son 12.000 m3. Areva en 2014 empezó a fabricar los 4 contenedores de doble uso (transporte y almacenamiento) para la vuelta de los residuos. Por lo que no habría ningún problema en depositarlos sin más en un ATI. El más cercano es el de Ascó con amplio espacio disponible. Pero también se podría esperar a la construcción del ATI de Vandellós que, en todo caso, estaría antes que el ATC.

El oscurantismo que caracteriza a Enresa nos hace desconocer, los términos económicos de los últimos acuerdos (2013 y posteriores) [11]. Por lo que no podemos saber si a partir de junio de este año se pagará cantidad alguna a Areva. En todo caso, estas cantidades (las ya pagadas o por pagar), al tratarse de fianzas, se devolverían, en su mayor parte, cuando los residuos regresen a nuestro país.

En definitiva, las verdades irrefutables son: No hay ninguna necesidad inmediata de construir un almacén central para los residuos nucleares (ya están almacenados en las piscinas y los ATI). No se están enviando residuos nucleares a Francia. Ni se está pagando cantidad alguna por llevarlos ni por custodiarlos.

La mentira y el engaño premeditado, se  difunde una y otra vez en el negocio nuclear, para mantener a flote, a toda costa, una industria (la nuclear) que está en recesión (sobre todo en occidente). 

Por mucho que ese empeñe el lobby nuclear, según datos oficiales de REE para 2016 [12], las nucleares, suponen el 7,19 % de la potencia eléctrica instalada en nuestro país. La potencia eléctrica peninsular en 2016, era de 100.088MW, mientras que la demanda de potencia máxima instantáneas ha sido de 40.489 MW. Las CC.NN. generaron en 2016 en nuestro país el 20,93% de la energía eléctrica consumida en 2016 y (por tanto) poco más del 4% de la energía final total consumida. En definitiva, se podrían cerrar mañana las nucleares y (con ciertos reajustes en la distribución) no existiría ningún problema de suministro eléctrico.

Hemos llegado al final de esta serie de artículos. Pero no pretenden ser el final, al contrario pretenden ser el principio de un debate honesto, abierto, sincero y sin trampas sobre el cementerio nuclear. Muchas personas no estarán de acuerdo con las opiniones expuestas. Por eso, estoy dispuesto a debatir con todas y cada una de ellas, con la única condición del respeto mutuo. Desgraciadamente, mi experiencia en estos 7 años, en los que el debate sobre el cementerio nuclear ha brillado por su ausencia, no me hace albergar muchas esperanzas.

[1] https://www.youtube.com/watch?v=kDD2TjhpJu4 3:00. Soria: “Hoy día, estamos pagando por transportar residuos nucleares de los reactores nucleares españoles a Francia, cada día, 60.000 Euros”. 
[5] No confundir con el transporte de material fisionable y residuos de media y baja actividad (mucho menos peligrosos) que sí se transportan al exterior. Para saber más consultar el informe anterior [4] en las páginas 211 y siguientes
[6] El total a gestionar (según el 6º Plan) es de 6.700 tm, lo que supone unos 12.000 m3
[7]  http://www.enresa.es/documentos/informe_anual_14.pdf   páginas 60 y siguientes.

martes, 4 de abril de 2017

Cuando el Uranio entra por la puerta la democracia sale por la ventana (III). Las mentiras sobre el desarrollo y los puestos de trabajo ¿1.000 empleos?

Artículo de opinión de Carlos Villeta López 

Ante las  mentiras y la ocultación intencionada de información en todo lo que rodea al basurero nuclear, el autor pretende, en una serie de cuatro artículos, desentrañar los engaños y demostrar con documentos la verdad del proyecto.

Mediante los cuatro artículos, el autor demostrará, que la única razón para la defensa enconada del alcalde de Villar de Cañas del proyecto del ATC son los 2,4 millones de Euros que recibiría anualmente el ayuntamiento que preside. 

En esta tercera entrega se desmontan las mentiras sobre el desarrollo económico y los puestos de trabajo que se crearían en el proyecto del ATC
Ríos de tinta se han vertido sobre la creación de empleos en la obra del ATC. Las cifras han ido creciendo: primero se habló de entre 150 y 300 puestos de trabajo. Pero es muy llamativo que José María Saiz (alcalde de Villar de Cañas) ha llegado a declarar, sin ningún complejo, que los puestos de trabajo serán 1.000.  Pero ¿Qué hay de verdad en esas cifras? ¿En qué trabajarían tantas personas? ¿Cuál sería su perfil profesional y su cualificación? ¿Dónde vivirían estos empelados?

Pablo Zuloaga [1], como jefe del departamento de Ingeniería de Residuos de Alta Actividad de Enresa y principal responsable del ATC en la empresa pública, tenía muy claro en qué consistía el proyecto. En un debate público en Villaescusa del Haro el 25 de marzo de 2012, preguntado por el asunto del empleo dijo “los empleos no serán la panacea”[2]. Para Zuloaga, el proyecto del ATC tenía como fin la gestión de los residuos, no el desarrollo económico de una comarca.

Pero el alcalde de Villar de Cañas no es de la misma opinión y ha intentado por todos los medios “vendernos la moto” de los puestos de trabajo, llegando a recoger 11.000 currículos, a sabiendas de que el ayuntamiento no se encarga de la contratación [3]. Estamos convencidos de que esa maniobra era puramente propagandística, puesto que los argumentos de Saiz no se sostienen con un análisis suficientemente riguroso.

Esto es lo único que dice el BOE en la resolución de 2009 para llevar a cabo la selección del emplazamiento del ATC: “Para la construcción de las instalaciones se estima un promedio diario de unos 300 trabajadores durante los cinco años de la primera etapa, con algún pico de hasta 500”[4]. Ya no hay datos oficiales en la web de Enresa sobre el empleo. Sí que había una curva de empleo (ver gráfico adjunto) en la que figuran hasta 75 puestos directos durante el funcionamiento y tres picos con máximos de hasta 300, coincidiendo con las fases de construcción, dada la estructura modular de las bóvedas de almacenamiento. 

En todo caso, los empleos en la fase de funcionamiento son, sobre todo, en el CTA (Centro Tecnológico Asociado) puesto que, en el almacén, una vez que se termine la descarga de los residuos nucleares (unos 20 años después de terminar la obra principal), apenas precisan de mano de obra. Así se reconoce en la web de Enresa, pues el ATC en funcionamiento es una instalación pasiva, sin generación de energía y con un funcionamiento altamente robotizado, puesto que las sustancias que se manejan son muy peligrosas.

Hay que aclarar que el empleo en funcionamiento, se refiere a la plantilla, no empleos nuevos. Según Enresa, buena parte de los trabajadores son de la plantilla actual. Se trata de científicos y técnicos de alta cualificación.

Aunque no se emplee a personas de la comarca podríamos esperar un elevado desarrollo económico por 3 vías: es una obra de gran envergadura (en torno a 1.000 millones de Euros) lo que supone dar de comer a un número considerable de trabajadores temporales; el aumento de población de Villar de Cañas con los trabajadores fijos y, por último, los empleos indirectos gracias a empresas auxiliares que se aprovecharían del vivero de y otras instalaciones empresariales.

Aunque es cierto que es difícil prever lo que pasaría si se construyera el ATC, un análisis serio, desmonta estas hipótesis. Vamos una por una:

Las inversiones millonarias y los trabajos de construcción

No cabe duda que la fase de construcción, llevaría al pueblo a gran cantidad de trabajadores, lo cual sería un importante impulso a la economía local: restaurantes, alojamiento, trabajo para pequeñas empresas locales de diversos tipos: electricistas, albañilería, suministros menores… Pero con varias limitaciones, la principal es que esta situación duraría los 5 años iniciales y luego 2 más en el año 10 y 18 del poryecto. Una vez terminada la construcción, la avalancha se iría con la misma velocidad con la que vino.

El hecho de que el dinero a gastar sea de en torno a 1.000 millones no supone que el pueblo sufra un cambio permanente en su economía ni hay relación directa entre la cuantía y las mejoras en rentas de la población o el empleo permanente. En la provincia de Cuenca, las inversiones del AVE fueron de una cuantía superior y no se tradujo en un despegue económico.

Interacción de los trabajadores fijos con Villar de Cañas

Ya hemos mencionado que hasta 150 personas trabajarían en el CTA. Pero es ingenuo pensar que alguno de ellos viva en Villar de Cañas. Esto no ocurre en ninguna instalación nuclear y más en este caso, en el que muchos de los trabajadores desempeñan actualmente su labor en otro lugar (la mayoría en Madrid) por lo que es poco probable que cambien su residencia. La autovía A-3 permite llegar desde la capital al ATC en menos de hora y media. En todo caso, el cambio de residencia podría ser a otras poblaciones como Arganda o Tarancón (o cualquier otra de la periferia de Madrid).
Por otro lado, la interacción de estos trabajadores con el pueblo sería mínima, No pasarían por  Villar de Cañas para ir a su puesto de trabajo. Para comer o tomar un café, tienen de camino el área de servicio del KM 124 de la A-3.

Empleo indirecto

Ya hay construido (y abandonado desde 2014) un vivero de empresas, un laboratorio y otras instalaciones empresariales. Entre los documentos oficiales relacionados con el ATC, se menciona que hasta 7 empresas del sector nuclear podrían estar interesadas en ubicarse.

Se prevé una cierta presencia de estas empresas en lo que se ha denominado monocultivo nuclear. El resto de sectores serían expulsados de la zona. Es lo que ha pasado en otras zonas con instalaciones nucleares. Por poner un ejemplo, en Cifuentes, muy cercana a  la central nuclear de Trillo, cerraron una piscifactoría y una planta embotelladora. En la zona no hay tejido empresarial sin vinculación a la central nuclear.

Dicho de otro modo, los puestos de trabajo indirectos, serían escasos y restringidos a empresas tecnológicas del sector nuclear. Esto supone que una vez desmantelado el ATC (con funcionamiento de 60 años) la situación del pueblo volvería una posición similar a la anterior a su instalación, pero mucho peor, puesto que el resto de actividades estarían muy debilitadas o directamente habrían desaparecido. En resumidas cuentas, el proyecto del ATC es todo lo contrario a un proyecto sostenible y no solo por los problemas ambientales.

Repercusión negativa

Entre las 49 organizaciones que conforman la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, está Asaja, UPA[5] y ADIMAN, conscientes del desastre que supondrá para agricultores y ganaderos un cementerio nuclear.

Muchos empresarios de Cuenca se han sentido damnificados ante la perspectiva tan negativa que supondría para sus negocios, la construcción de un almacén nuclear en la provincia. Por ello, se constituyeron en la “Agrupación de Empresarios Contra el Cementerio Nuclear”, celebraron una jornada el 28 de junio de 2012 [6] con ponencias de los sectores turístico, la agroindustria y las energías renovables.


En conclusión, este análisis, nos lleva a defender, que la única razón del alcalde y la secretaria de Villar de Cañas, para apoyar el proyecto del ATC, son los 2,4 millones de Euros (el 400% del presupuesto municipal actual) que recibiría el ayuntamiento cada año durante el funcionamiento del ATC. Llegados aquí, la pregunta es pertinente: si es tan bueno el ATC, si es tan beneficioso, si es verdad que no es peligroso ¿Por qué dan tanto dinero? Que cada uno saque sus conclusiones.

[1] Zuloaga falleció hace pocos meses, por lo que se le ha celebrado un homenaje en Villar de Cañas el pasado sábado 1 de abril, dedicándole una avenida. Desde estas líneas queremos aprovechar para mostrar nuestra condolencia a sus allegados.