viernes, 13 de enero de 2012

MÁS DE 700 VECINOS, DE TODA LA PROVINCIA, MOSTRARON AYER SU OPOSICIÓN AL ATC EN VILLAR DE CAÑAS



Cuatro concentraciones oficiales simultáneas, desarrolladas en Cuenca capital, Tres Juncos, Motilla del Palancar y Mota del Cuervo, ponen de nuevo en escena que no hay consenso ante una decisión, antidemocrática, que va en detrimento del desarrollo de la provincia, por ser una instalación con un alto riesgo.

La Plataforma ciudadana valora de forma muy positiva estas primeras concentraciones, que se repetirán todos los jueves hasta, la gran concentración en Villar de Cañas el 12 de febrero.

En Tresjuncos se concentraron en torno a 70 personas, 200 en Mota del Cuervo,150 en Motilla del Palancar y 300 en Cuenca capital.

Según María Andrés (portavoz de la Plataforma y vecina de Villares), que estuvo en la concentración de Tresjuncos, "instalar un cementerio nuclear en la provincia de Cuenca y en la zona en concreto en la que se va a ubicar la instalación, puede afectar a miles de personas que viven en la comarca, a sus negocios, su modo de vida".

Es importante recordar, que no existe proyecto desarrollado y que muchos son los riesgos que no se han tenido en cuenta: sismicidad, contaminación del acuífero, riesgos derivados del transporte de residuos, etc. Aunque el ATC está diseñado para 60 años, todo indica que los residuos radiactivos (que tiene actividad durante decenas de miles de años) quedarán en la zona para siempre.

Para Andrés "A la plataforma, no le sirven las declaraciones de aquellos que dicen que somos una comarca con mucho paro y mucho consenso. Por desgracia, somos una comarca con mucho miedo, con muchos valores apoyados en la familia y en la confianza, que algunas personas tienden a utilizar en su propio beneficio. Pero poco a poco ésta realidad está cambiando. La única forma de repoblar y revitalizar nuestra comarca, es apoyarnos en nuestros valores que son muchos (agricultura, naturaleza, cultura, turismo rural...) y saber sacarles el mejor partido. Nuestro principal problema, no es el desempleo, es la fijación de población, que no vamos a resolver apostando por éste tipo de instalaciones que, a lo sumo, fijarán población a unos 100 km de Villar de Cañas".

"Si el emplazamiento del ATC en Villar de Cañas, llega a ser definitivo, en ese mismo momento, todas las tierras de cultivo, las casas, de Villar de Cañas y alrededores, se devaluarán. Sí, por supuesto, habrá una serie de beneficiados económicamente: los propietarios de las tierras donde se va a ubicar el ATC y los Ayuntamientos de las zonas nucleares, que recibirán dinero todos los años. Los vecinos sólo sufriremos las consecuencias de la despoblación, en unos municipios sin impuestos, sin gente, sin vida y con un riesgo para salud más que importante", concluye la portavoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada